Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

A tan solo dos meses de las Navidades, una guía con recomendaciones para comenzar a elegir qué tipo de burbujas descorcharemos para el momento del brindis

Como se sabe, «cava» es una bodega subterránea en donde los vinos reposan hasta alcanzar su justa madurez. Pero claro, «cava» es mucho más que eso. Es sinónimo de burbujas y de motivos para brindar.

¿Por qué cava? Hace muchos años atrás los vinos espumosos elaborados en España se llamaban igual que en la mayoría del mundo: champagne, aunque algunas bodegas elegían utilizar la traducción al catatán: xampany. En 1959 los franceses presentaron una demanda que dictaminó que no se podría vender nunca más ningún vino etiquetado como «champagne». Por eso, los productores de burbujas catalanes decidieron adoptar la palabra «cava» para denominar a los vinos espumosos que elaboraban desde antaño, que coloquialmente se denominaban «vinos de cava», y que claramente ya tenían su propia personalidad. Así, en 1972, se constituyó el Consejo Regulador, que aprobó la denominación de «cava» para nombrar a este espumoso español, nacía así la D.O. Cava.

¿Qué estilos de cavas existen? Los hay blancos, rosados, secos, muy secos, reserva, gran reserva, de paraje calificado… hay un cava para cada ocasión. Y si queremos comprar cava vamos a descubrir que hay un enorme universo para disfrutar.

Si queremos burbujas suaves, afrutadas y frescas, la mejor elección es un cava joven, es decir el que en su etiqueta dice solamente la palabra «cava«. Este vino es estupendo como preludio de la comida porque abre el apetito con su ligereza en boca y su gran equilibrio entre acidez y riqueza de aromas. ¿Maridajes sugeridos? Es el compañero ideal de ostras o mejillones, también de almejas (eso sí siempre crudas o preparadas en forma natural, sin salsas agregadas) o del pollo asado, el pescado de carne blanca y los quesos de pasta blanda.

Los que quieran frescura y un poco más de estructura, el cava rosado ofrece -además de una singular paleta cromática- un vino ligero y goloso, con agradables recuerdos de frutas rojas al paladar. Podemos acompañarlo de entrante con un gazpacho o sumarlo en la cocción de unos langostinos al cava o por qué no con unos choricitos cocidos al cava con tomates y aceitunas.

El cava reserva (con un mínimo de 15 meses de crianza) se caracteriza por el inconfundible toque de fruta madura. Es el símbolo de la tradición y el legado de la historia del cava. Una exquisitez para los paladares más exigentes que puede acompañar a la perfección desde mollejas asadas o con salsa de crema, pasando por un plato principal protagonizado por salmón rosado a un risotto con champiñones.

Para los que quieran celebrar las Navidades con la recompensa que nos regala la paciencia: el cava gran reserva será el estilo recomendado. Porque sus más de 30 meses de crianza lo convierten en un vino único, con una burbuja pequeña perfectamente integrada, aromas tostados y un intenso sabor. Son las burbujas más elegantes que podemos servir para disfrutar en el momento del brindis donde se podrán lucir a la perfección en el paladar.

¡Para los que en las Navidades no tengan ganas de tener que lavar muchas copas, estén atentos a la presencia de cavas en pequeñas presentaciones! Hay chulísimas propuestas en packs con botellas de 20 cl. ideales para brindar directamente con las botellitas.

Claro, que no todo puede ser pura burbuja en las Navidades, ya que de seguro estarán los que quieran comprar vino tinto online para acompañar las fiestas o, por qué no, para regalar. Para los paladares más clásicos siempre es bueno tener en la mesa un Rioja o un Ribera del Duero, aunque también podemos sorprender con algún Vino de la Tierra de Castillo y Léon, por qué no de AlmeríaJumilla o Navarra.

Sea de dónde sea, que el vino de las Navidades ¡sea español!

Nota originalmente redactada para Vinetur.

por Mariana Gil Juncal.
Ver Link Original

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.